LA MUSICA Y EL PALAU GÜELL

Gaudí también fué un hombre profundamente inclinado al mundo de la música. En el Palacio Güell es donde se planteó, resolvió y ejecutó sus ideas sobre la música, unas ideas y un concepto que en el palau quedan reflejadas en la sala principal de la planta noble.La cúpula del Palau cubre el salón principal porque era donde se celebraban los espectáculos y conciertos. a espaldas del salón justo enfrente del armario de la capilla, hay un estrado muy elevado, era el entresuelo para la orquesta. En el segundo piso, la cúpula esta circundada por unos espacios con ventanales abiertos sobre el salón: era el lugar para los conjuntos corales. Arriba del todo directamente bajo la cúpula estaba el órgano.
Aquilino Amezua fue el maestro organero que hizo el órgano del Palacio Güell. Nacido en Azpeitia se formó en diferentes países europeos. En Francia trabajó para la casa Stolz, y también en una casa de pianos, después marcharía a Inglaterra, Alemania y Suiza con el objetivo de perfeccionar su arte.
De regreso, casado con una francesa y establecido en Valencia construyó diferentes instrumentos:
(el órgano de la catedral de Orihuela, el de la capilla real y el de la iglesia de los jesuitas de Valencia).
En el 1884, Eusebi Güell le propuso trabajar en Barcelona para la construcción del órgano, y Amezua se trasladó hasta el Paseo de Gracia y empezó a trabajar para Güell aunque verdaderamente su intención al venirse a vivir a Barcelona era la de hacerse cargo de la construcción de los grandes órganos para la exposición Universal de Barcelona. Ganó el concurso, y con la ayuda de los Güell, hizo un órgano de 4 teclados y 64 juegos que mereció todas las medallas. En el 1892 murió su primera mujer y después se enredó en un asunto amoroso que le produjo muchos dolores de cabeza y rivalidades extremas, y amenazado de muerte volvió a su tierra natal donde fundó la organería de su nombre.
El órgano del Palau tenía 2 teclados manuales de 56 notas y un teclado de pedal de 27. Era de tracción mecánica pero llevaba incorporados diversos elementos electrónicos.
A partir de 1936, el órgano comenzó un proceso de destrucción irreversible.
Una de sus características más significativas es la consola diseñada por Gaudí que se encuentra en el nivel del salón principal, mientras que toda la ventilación y parte sonora están dos pisos más arriba, justo debajo de la cúpula, a más de 10 metros de los teclados, lo que la convirtió en una de las mecánicas de órgano más largas del momento.
La familia Güell tuvo organista el Sr Rodriguez de Alcántara, maestro de música de Isabel y Mercè Güell.
Los Alberdi, organeros formados en el taller de Amezua, afinaban y repasaban el órgano 3 veces al año.
El nuevo órgano diseñado por Albert Blancafort se realizó en la última restauración del Palacio
(2004- 2011) que se ha instalado en una de las galerías debajo de la cúpula y cuyos tubos de madera de las fachadas laterales son las originales del 1888.
El nuevo órgano construído en los Talleres Blancafort de Collbató tiene 22 registros con 1386 tubos, distribuídos en 2 teclados manuales de 56 notas y un teclado de pedal de 30, y a diferencia del que pasaba con Amezua, la consola y el organista se situan en el mismo cuerpo del instrumento, y dispone de un sistema de memorización que permite escuchar piezas grabadas sin presencia del organista.
Durante diversos años de finales de siglo XIX y principios del siglo XX, la vida musical en Barcelona estuvo muy vinculada al Palacio Güell y por su órgano. En el salón central del Palacio se celebraban reuniones de carácter cultural en el ámbito poético, musical y literario. Se realizaron diferentes representaciones de música de cámara y clásica, lírica, sinfónica y opera,música sacra, religiosa y de canto coral.
En los años 1892, 1894 y 1911 se representó el poema sinfónico Garraf con música de Josep Garcia y Robles y texto de Picó i Campamar. Este poema sinfónico fue compuesto por encargo de Eusebi Güell.
También se representó L´Himne d´Apolo (un himno muy antiguo dedicado al Dios Apolo y que fue encontrado en una losa de marmol en las ruinas de Delfos. Este himno fue cantado en el Palacio por más de 100 voces, una orquesta de 100 instrumentos y el órgano.
Fechas de representación de la opera Garraf en el Palau:
4 Agosto 1892, el 25 de Octubre de 1894 y el 17 de Noviembre de 1911.